Alimento

El debate sobre la autosuficiencia alimentaria en Japón pasa por alto el problema central: The Diplomat

Japan’s Food Self-Sufficiency Debate Overlooks the Core Problem

En el año fiscal 2020, la tasa de autosuficiencia alimentaria basada en calorías de Japón igualó el mínimo histórico del 37 por ciento. El mismo año, la tasa de autosuficiencia alimentaria de Japón fue 67 por ciento sobre la base del valor de la producción. El Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca (MAFF) ha argumentado durante mucho tiempo que Japón debería producir más alimentos por sí mismo.

Sin embargo, ¿es este concepto realmente apropiado para describir el desafío del país en la industria agroalimentaria?

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) define la autosuficiencia alimentaria como “la medida en que un país puede satisfacer sus necesidades alimentarias a partir de su propia producción nacional”. Él tasa de autosuficiencia alimentaria de ciertos alimentos significa, por lo tanto, la cantidad de producción nacional dividida por los suministros necesarios para el consumo interno.

FAO conceptualiza que la disponibilidad de alimentos, el acceso a los alimentos, la utilización y la estabilidad son componentes de la seguridad alimentaria. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón (MOFA), la tasa de autosuficiencia alimentaria basada en calorías es un indicador de la disponibilidad de alimentos del país.

de japon Ley Básica de Alimentación, Agricultura y Medio Rural explica que un suministro de alimentos estable es fundamental para el país y debe asegurarse principalmente a través de “una mayor producción agrícola nacional”, ya que “la oferta y demanda de alimentos y el comercio mundial tienen algunas incertidumbres”.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Es cierto que la tasa de autosuficiencia alimentaria basada en calorías de Japón ha disminuido con el tiempo. En 1960, Japón cubría por sí solo la mayor parte de su consumo interno: la tasa era 102 por ciento para arroz, 100 por ciento para frutas y verduras y 91 por ciento para carnes.

Hoy, Japón depende de las importaciones de muchos alimentos. En 2021, mientras que Japón produjo internamente el 98 por ciento del arroz consumido, la tasa fue del 30 por ciento para las frutas, el 76 por ciento para las verduras y el 16 por ciento para los productos agrícolas. Las tasas para otros artículos alimenticios fueron del 21 por ciento para la soya, el 15 por ciento para el trigo y el 11 por ciento para la carne de res.

En 2018, el MAFF calculado la tasa de autosuficiencia alimentaria basada en calorías para otros países como Estados Unidos (132 por ciento), Canadá (266 por ciento) y Francia (125 por ciento). En referencia a esta estimación, el MAFF ha reiterado expresado su preocupación por la baja tasa de autosuficiencia alimentaria de Japón.

en lo último Plan Básico de Alimentación, Agricultura y Medio Rural 2020MAFF fijó metas para elevar la tasa de autoabastecimiento del país hasta 45 por ciento en calorías y 75 por ciento en valor de producción para 2030.

El plan MAFF ambiciosamente objetivos aumentar la proporción de la producción nacional de trigo en un 40 por ciento, soja en un 60 por ciento, hortalizas en un 15 por ciento y piensos en un 48 por ciento. El plan tiene la intención de introducir nuevas variedades de alto rendimiento o resistentes a enfermedades para muchos cultivos para lograr estos objetivos.

Sin embargo, la viabilidad de estos objetivos es muy dudosa. La tasa de producción de estos alimentos ha disminuido recientemente. El desarrollo y la introducción de nuevas variedades de cultivos lleva tiempo. La rápida disminución de trabajadores y tierras de cultivo en la industria supera el impacto de las nuevas tecnologías.

Japón está perdiendo 50,000 trabajadores en la industria por año y tiene menos de un tercio de la población agrícola en comparación con 1980. Sin embargo, la oferta a la demanda la tasa de autosuficiencia alimentaria no considera estos antecedentes esenciales para la producción de alimentos del país.

De hecho, a menudo es difícil comprender adecuadamente la situación utilizando únicamente la tasa de autosuficiencia alimentaria. Por ejemplo, los países en desarrollo con acceso limitado a diversos alimentos generalmente tienen una alta tasa de autosuficiencia alimentaria. ¿Es eso realmente mejor para su gente?

Para considerar estas complejidades, el MAFF introdujo recientemente un indicador potencial de autosuficiencia alimentaria que se refiere a “calorías de alimentos que se pueden obtener utilizando al máximo la capacidad de producción potencial de Japón”. En otras palabras, esta estimación muestra la cantidad máxima de alimentos que Japón podría producir para sus ciudadanos.

Según esta estimación, Japón no puede satisfacer los hábitos alimentarios actuales de sus ciudadanos en función de sus tierras de cultivo y recursos humanos disponibles. Para proporcionar el requerimiento energético estimado (EER) de 2168 kcal para todos los ciudadanos de Japón, el país tendría que transformar radicalmente sus tierras de cultivo para cultivar tubérculos y raíces.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

La estimación de 2020 del indicador de potencial de autosuficiencia alimentaria mostró que la disminución de las tierras de cultivo eclipsó un aumento de la productividad. Si el arroz y el trigo son los cultivos más sembrados, Japón solo puede proporcionar 1.759 kcal, por debajo de la TCE, a sus ciudadanos a través de la producción nacional.

A pesar de algunas impracticabilidades, como el hecho de que la transformación propuesta de las tierras de cultivo en realidad llevaría mucho tiempo, este nuevo indicador potencial, que tiene en cuenta varios recursos agrícolas, ofrece un punto de vista pasado por alto en el debate sobre la tasa de autosuficiencia alimentaria.

El punto clave es que el debilitado sector agrícola de Japón, marcado por disminuciones tanto en trabajadores agricolas y tierras de cultivo- está amenazando la seguridad alimentaria del país en un momento en que Japón quiere alimentarse a sí mismo. Sin embargo, el plan MAFF no establece un objetivo específico para estos elementos cruciales.

En resumen, mirar la tasa de autosuficiencia alimentaria por sí sola no puede describir el desafío que enfrenta Japón en su búsqueda para garantizar una seguridad alimentaria integral. Para lograr este objetivo, en lugar de intentar simplemente aumentar una cierta proporción, Japón debería comprometerse a fortalecer su capacidad fundamental para la producción agrícola.