Alimento

Vendedores ambulantes de comida de Nueva York: ‘No estamos lastimando a nadie’

María Falcón ha sido vendedora ambulante en la ciudad de Nueva York durante 14 años. Durante el verano vende mangos y otras frutas a los viajeros que pasan por Broadway Junction. Durante el invierno, son los churros. A fines del mes pasado, Falcón fue arrestado por la policía de Nueva York como parte de una ofensiva contra presuntas violaciones de la calidad de vida por parte del Departamento de Policía de Nueva York. [Eric] administración Adams. La llevaron a la estación de policía de Nueva York esposada y luego la registraron sin ropa, mientras todas sus pertenencias fueron destruidas. Fue liberada unas horas después con una citación.

“La policía me molestaba, a veces tiraban todos mis productos, pero tenía que luchar por mis hijas”.

Falcón dice que vende fruta en la estación de metro por necesidad. Después de que un video de su arresto, tomado por su hija, se volviera viral durante el fin de semana, la alcaldesa Adams dijo a los periodistas que los neoyorquinos deben “seguir las reglas” y que la gente podría comenzar a “hacer barbacoas en el sistema subterráneo” si los vendedores como Falcon no estaban. ‘t criminalizado.

Hell Gate habló en español con Falcon por teléfono el lunes por la noche. La entrevista ha sido traducida y editada para mayor claridad.

¿Cuándo viniste a Nueva York? ¿Y por qué emigró a los Estados Unidos?

María Fálcon, con su carrito de mangos.  (Foto cortesía de María Fálcon)

María Falcón, con su carrito de mango. (Foto cortesía de María Falcón)

Vine en septiembre de 2007. Soy de Ecuador. La verdad es que vine a trabajar ya luchar por mi vida. De vuelta a casa, sufría de una pobreza extraordinaria. No teníamos nada. Mi esposo me dejó y tuvimos dos hijas. Tuve que emigrar. Si trabajaras todo el día en mi país, ganarías alrededor de $5 por día. Mis dos hijas necesitaban comer, necesitaban ropa. Tuvimos que venir a los Estados Unidos.

Una de mis hijas ahora tiene 27 años. La otra tiene 23. Tengo otra hija que tiene 13. También tengo cuatro nietos ahora.

¿Cuándo empezaste a vender fruta en el metro?

Empecé en 2008, vendiendo helados en la calle en Brooklyn. En Eastern Parkway, también en Prospect Park. Donde pude. En 2009 comencé a vender frutas en las estaciones de tren y durante el invierno vendía churros. La policía me molestaba, a veces tiraban todos mis productos, pero tenía que luchar por mis hijas. Tenía que seguir luchando.

¿Cuánto ganas en un buen día?

En un día promedio, gano entre $70 y $80. En días realmente buenos, entre $90 y $100.

¿Cuál es la mejor parte de tu trabajo?

Me encanta ser vendedora porque tengo una hija que necesito llevar a la escuela y que tengo que recoger. También tengo tres nietos ahora que ayudo a cuidar. Puedo llevarlos a la escuela, luego puedo ir a trabajar, luego puedo recogerlos. Por esa razón, el horario flexible, puedo ayudar a mis hijos y nietos. Una de mis hijas no tiene marido. Tiene un hijo de 3 años y necesita trabajar, a veces hasta las tres de la mañana. Así que tengo que estar ahí para ellos.

¿Cuál es la peor parte de tu trabajo?

Cuando llega la policía. El otro día, se llevaron todo. Chocolates, mangos, mi carrito, absolutamente todo. Me dejaron sin nada. Entonces tengo que ir a comprar todo de nuevo. Un carro, todas las frutas, todo.

Quiero que entiendan que no podemos dejar de trabajar, no estamos lastimando a nadie. Soy pobre, pero trabajo. No puedo volver a casa en Ecuador. Mi familia me necesita aquí. Por eso sigo trabajando.